estuche robusutta

19.00  13.00 

precio especial

estuche robusutta

19.00  13.00 

Estuche. Perfecto como estuche o como funda de gafas, maquillaje, etc. El estampado de langostas (que cambia según cada modelo como el de mapamundi beige) pertenece a unos muestrarios de quimonos de 1903 que conserva el Museo del Traje. Las langostas, según la tradición japonesa, simbolizan la longevidad, con sus resistentes espaldas arqueadas. Por eso, para llegar a viejo, hay que comer marisco.

medidas 21 x 10 cm.
hecho en España

Consejos de lavado: Al ser la tela el principal material de los bolsos y carteras, depende del tipo que sea para que se pueda lavar o no en la lavadora. por si acaso, ya te digo yo que no se pueden lavar porque entre tantos tipos de tela seguro que hay alguno que se pone tonto y destiñe o encoge o de todo un poco. Solemos recomendar lavarlos en seco, es decir, llevar el bolso a la tintorería, así queda fenomenal y con una vez por año suele ser suficiente. También existe un truco casero que consiste en mezclar mucha agua con un taponcín de amoniaco y frotar el bolso con una esponja humedecida en el líquido milagroso. el amoniaco aviva los colores aunque la verdad es que huele muy mal, pero el truco funciona y para muchos tipos de prendas y zapatos. o si quieres probar a lavarlo en casa, siempre con agua fria y a mano.

Sólo 1 en stock

Código: 1722604 Categorías: , , Etiquetas: ,

Estuche. Perfecto como estuche o como funda de gafas, maquillaje, etc. El estampado de langostas (que cambia según cada modelo como el de mapamundi beige) pertenece a unos muestrarios de quimonos de 1903 que conserva el Museo del Traje. Las langostas, según la tradición japonesa, simbolizan la longevidad, con sus resistentes espaldas arqueadas. Por eso, para llegar a viejo, hay que comer marisco.

medidas 21 x 10 cm.
hecho en España

Consejos de lavado: Al ser la tela el principal material de los bolsos y carteras, depende del tipo que sea para que se pueda lavar o no en la lavadora. por si acaso, ya te digo yo que no se pueden lavar porque entre tantos tipos de tela seguro que hay alguno que se pone tonto y destiñe o encoge o de todo un poco. Solemos recomendar lavarlos en seco, es decir, llevar el bolso a la tintorería, así queda fenomenal y con una vez por año suele ser suficiente. También existe un truco casero que consiste en mezclar mucha agua con un taponcín de amoniaco y frotar el bolso con una esponja humedecida en el líquido milagroso. el amoniaco aviva los colores aunque la verdad es que huele muy mal, pero el truco funciona y para muchos tipos de prendas y zapatos. o si quieres probar a lavarlo en casa, siempre con agua fria y a mano.

Top